Menú

Recuerdos

Recuerdo, cuando regresaba al pueblo, el chillar de los vencejos, el arañar de los escobillos en el suelo, el olor de los cocidos de puchero.
Recuerdo una luna gorda, amarillenta y redonda, los vecinos sentados en el patio o tomando “ el fresco”.
Recuerdo el cuartel, el matadero, el huerto, ese olor característico que cuando sopla reviento de añoranza, alegría y gozo.
_ ¿ Porqué tiene una raja la calle abuela?.
_ Un señor se la ha hecho!, decía sonriendo. Alguna vez, tras algún tiempo, vi correr el agua por ese surco…Ahora lo entiendo!.
La acera del cuartel, con sus baldosas rojas de barro, era estupenda para correr con mi triciclo amarillo y nunca me regañaron los guardias…
Recuerdo a mi hermano vestirse de “ armao “, los tambores, nazarenos, las masillas y galletas de huevo, los rosquillos y barquillos, el potaje con pellas y … beber la leche cuando nadie te veía en la lechera.
Si no sabes es la calle el cuerno, que nombre ¡ ¿verdad?. Ojala mis hijos recuerden su calle con tanto cariño como yo, la que entonces, era la mía.
Recuerdo a mi abuela ir a misa con su velo negro y a la noche me contaba un cuento de miedo, me pelaba pipas haciendo un montoncito en su mandil negro. La lumbre salpicaba chuscas anaranjadas quemándome los leotardos… verás tu madre!.
Mi abuela!.
La recuerdo sentada a la puerta del matadero, haciendo sus encajes del melón, y cuando se levantaba, yo ocupaba su puesto haciendo ruido con los bolillos, enredándoselos,
– Pero “Chinri”! No me marres los encajes que te como!.
De esto han pasado mas de veinticinco años.
Con sesenta y seis años ¡parecía ya tan mayor! . Ella siempre respetó el luto desde la guerra.
Recuerdo asar castañas en los Santos, ir a cavar la sepultura de mi bisabuela, pintar la Cruz y regresar por los huertos, por una senda por la que debías ir en fila india.
Semana Santa, el verano, la Virgen, los Santos, todo en el pueblo.
Mi pueblo!.
Ahora vivo en él y además de estas cosas conozco su historia, me enorgullezco de ser Granatuleña y hablar bien de ella fuera y dentro de esta tierra.
Inténtalo, ama nuestra historia y quizá nuestros hijos trabajen por este pueblo que ha empezado a enfermar, si no es así perderemos nuestras raíces y todos seremos pobres en recuerdos.
Kally.