Menú

Anoche salí de fiesta

Rafael Castellanos Solana
MAMÁ…
Anoche salí de fiesta… y me acordé de lo que me dijiste… Me pediste que no bebiera alcohol… por eso, me tomé un Sprite… me sentí orgullosa de mí misma… hice una elección saludable y seguí tu consejo… que es siempre tan correcto…
Pero… cuando la fiesta acabó… la gente empezó a conducir sin estar en condiciones…
Fui a mi coche con la certeza de que iría -y llegaría- a casa completamente tranquila y en paz…
Nunca podría llegar a imaginar lo que me esperaba… algo que jamás podría pensar…
Ahora estoy tirada en la carretera y oigo a un policía decir que el chico que provocó este accidente iba borracho…
Mamá, la voz del policía parece tan distante… Mi sangre está derramada por todos lados y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar… Puedo oír a los médicos diciendo que me voy a morir…
Aquél chico, como yo, había salido de fiesta… pero él decidió beber y conducir… y ahora yo tengo que morir por su culpa…
¿Por qué las personas… por qué la gente… hace esto, mamá, sabiendo que pueden morir ellos mismos o que van a matar a alguien, arruinando así su vida y la de los demás…?
¡¡¡Dios…!!! no aguanto el dolor… que me corta como los cuchillos afilados… dile a la niña que no se asuste… a papá que sea fuerte…
Os quiero tanto que me gustaría que me dieseis un último beso…
Alguien debería haber dicho a aquel chico que está mal beber y conducir… tal vez si sus padres se lo hubieran dicho, yo ahora estaría viva…