Menú

Hervideros

Desde el pasado 25 de Julio, fiestas patronales en Granátula de Calatrava, una columna de agua, arena y piedras brota de las entrañas de Granátula de Calatrava con inusitada fuerza elevando el agua a más de 20 metros de altura. Este chorro, en pleno Valle del Jabalón, ha llenado de curiosos la vida apacible y tranquila de Granátula, secando a su paso las vides y olivos que le rodeaban.

Sin embargo por sorprendente que parezca, lo único anormal de este chorro es la violencia con la que surge. Efectivamente en esta zona volcánica del Campo de Calatrava se da con cierta frecuencia la aparición de CO2 en los pozos y sondeos.

Conjuntamente con el agua también brotan otros materiales. Así la arena que se ha acumulado en las inmediaciones del pozo alcanza desde los 30 centímetros a un metro de altuza según la zona, en un radio de superfice de unos 250 metros alrededor de dicha boca. También se ha observado la existencia de una fina capa de óxido de hierro que sale a la superfice mezclada con el agua, así como pequeñas fisuras en el terreno por donde salen gases formando el fenómeno de hervidero. De acuerdo con los estudios realizados el agua surge a unos 20 grados de temperatura justo con unos gases que son muy irritables, similares a los de un volcán.

Origen del Manantial Gaseoso

En una de las búsquedas incesantes y habituales en la zona de agua para regar los cultivos, los dueños de la finca Añavete se encontraron con este “sifón”. En un principio las hipótesis barajadas fueron de que se tratese de un géiser, es decir que la erupción se debiese al agua caliente y vapor provocados por magmas calientes. Pronto se desestimó aunque no el nombre ya que sigue conociéndose como géiser ni su origen volcánico. El fenómeno es conocido como sondeo surgente y se caracteriza porque el agua asciende a la superficie ayudada por la presión hidrostática ejercida por una enorme bolsa de CO2.

El caudal arrojado es superior a los 50 litros por segundo y está compuesto de agua, arena, CO2 y otros elementos entre los que cabe apreciar cantidades considerables de hierro.

De acuerdo con los estudios del Instituto Tecnológico Geominero de España “los materiales atravesados por este sondeo ponen de manifiesto la existencia bajo la superficie que constituye el campo de cultivo, de unos 80 a 90 metros de un conjunto predominantemente arcilloso y debajo de éste unos 30 ó 40 metros de niveles de arenas. A partir de los 127 metros de profundidad los materiales son detríticos de mayor tamaño (gravas), hasta una profundidad de unso 140 metros a la que se han reconocido niveles de pizarras.

La surgencia del agua se produce al penetrar un acuifero profundo confinado por el conjunto impermeable de arcillas suprayacentes, que además constituyen una trampa para la migración del CO2 generado en profundidad por procesos relacionados con el lento enfriamiento y cristalización de intrusiones magmáticas ligadas al altiguo vulcanismo de la zona.”

Pasado volcánico

La zona occidental de Ciudad Real está plagada de volcanes. Muy cerca del Chorro se tiene la constancia -vivida que he estado allí- de que existe una fumarola desde tiempo inmemorial, conocida como el “Pozo del humo”, donde es habitual la presencia de animales muertos en los alrededores. Desde hace 4,8 millones de años y hasta hace 1,8 sucesivas erupciones volcánicas de tipo estromboliano formaron la zona. Los volcanes aprovecharon las fallas geológicas profundas para ascender a la superficie y presentarse en medio de las sierras o en las zonas de los valles. Algunos de estos volcanes quedaron enterrados, algunos a cientos de metros, quedando enterrados también las zonas de emisión de gases. El vulcanismo fue la consecuencia del ascenso del manto terrestre, que fue rompiendo la corteza hasta que el magma fue saliendo a la superficie.

Cuando la erupción termina las emanaciones gaseosas persisten en forma de fumarolas. Algunas de estas fumarolas siguen activas miles de años. A continuación la salida de gases continua como una emanación difusa que escapa a través de los suelos permeables. Cuando estas emanaciones surgen en puntos donde el agua está en la superficie se hacen visibles como hervideros.

Este gas está presente en el Valle del Jabalón, escapando por las zonas de borde a través de los pozos de agua poco profundos o en forma de hervideros como “los baños”.

Destino del Agua

El rio Jabalón que habitualmente en la época estival baja completamente seco ha revivido. Esto se debe a que el agua derramada por el Chorro ha sido encauzada a través del arroyo Añavete hasta llegar al rio.

El Jabalón resurge, cual ave Fenix de sus cenizas, en el Puente de las Cubetas. En esta zona desemboca el arroyo que trae el agua del sifón. Zonas que estaban completamente secas en la vega han vuelto a encharcarse. Curiosidades de la vida, este agua fósil con una vida de unos cuantos cientos, quizás miles de años, ahora será consumida por la gente que se abastece el pantano Vega del Jabalón.

Nadie fue capaz de determinar el tiempo de duración de nuestro Manantial Gaseoso, al que nosotros preferimos denominar Chorro, quizás sólo unos momentos más o quizás toda una vida. El pasado 17 de febrero, día de San Antón, el chorro se interrumpió sin ningún aviso (de la misma forma que vino), aunque revive de vez en cuando volviendo a surgir el agua de la tierra con la misma fuerza. No sabemos cuando se extinguirá definitivamente, ahora lo que si sabemos es que ha sacado a Granátula del anonimato, que como tantos pueblos de España estaba, y devolverle a la patria chica del General Espartero el renombre que siempre tuvo.