Menú

Texto sobre el Convenio de Vergara

Convenio de Vergara. Logroño, 1º septiembre 1839.
Comandancia General de ambas Riojas.
El Excmo. Sr. Duque de la Victoria Capitán general y en Jefe de este ejército con fecha de ayer desde su cuartel general de Vergara me dice lo siguiente:
Con esta fecha digo al Excmo. Sr. Secretario de Estado y del Despacho de la Guerra lo que copio:
” Excmo. Sr.- Paso a manos de V.E. copia del convenio que en virtud de las facultades con que me ha revestido el gobierno de S.M., he celebrado con el Teniente General D. Rafael Maroto, jefe superior que fue de las fuerzas enemigas.- En su consecuencia han concurrido hoy a esta villa, cinco batallones y dos escuadrones de la división castellana: tres batallones y cuatro compañías con un escuadrón de la división guipuzcoana: ocho batallones de la división vizcaína y cuatro piezas de obuses de a doce de a lomo, cuyas fuerzas formaron en unión con las del ejército que está a mis órdenes y puesto a su frente, las arengué con toda la efusión de mi corazón manifestándolas que todos los españoles, la patria y la reina las mostrarían un eterno reconocimiento por el acto grandioso de unirse fraternalmente al ejército de mi mando para consolidar la paz tan deseada de todos. Repetidas aclamaciones de unas y otras tropas justificaron la pureza de los sentimientos; y dando yo un público abrazo al general Maroto como señal de reconciliación que debía unir a los que hasta hoy habían estado en guerra abierta, dispuse se formasen pabellones, a fin de que unos y otros se entregasen libremente al placer y recocijo impreso en sus semblantes y precursor de los venturosos días que han se seguirse, dejando para siempre el gérmen de la discordia, que ha hecho correr a torrentes la sangre preciosa de españoles por españoles, de hermanos por hermanos.- Yo no dudo de que resto de las fuerzas guipuzcoanas que actualmente se hallan sobre la línea de San Sebastián, se prestarán igualmente al convenio celebrado, y espero que seguirán el mismo ejemplo las divisiones alavesas y navarras.- Me apresuro Excmo. Sr. a dar a V.E. conocimiento de tan extraordinario como glorioso suceso para satisfacción de S.M. y de la nación entera, que me prometo coronará en breve con el inmarcesible lauro de verse inopinadamente feliz, publicándose la paz y la unión por todos sus pueblos sin ajenas intervenciones para el arreglo de sus diferencias “.
Lo que me apresuro a comunicar a V.S. para su satisfacción y la de las leales tropas y habitantes de ese distrito de su mando; acompañando a V.S. al mismo tiempo copia del convenio arriba indicado.
                                          CONVENIO
celebrado entre el Capitán General de los Ejércitos Nacionales D. Baldomero Espartero y el Teniente General D. Rafael Maroto.
Art. 1º.- El Capitán General D. Baldomero Espartero recomendará con interés al gobierno el cumplimiento de su oferta de comprometerse formalmente a proponer a las Cortes la concesión o modificación de los fueros.
Art. 2º.- Serán reconocidos los empleos, grados y condecoraciones de los generales, jefes y oficiales, y demás individuos dependientes del ejército del mando del teniente general D. Rafael Maroto, quien presentará las relaciones con espresión de las armas a que pertenecen, quedando en libertad de continuar sirviendo defendiendo la Constitución de 1837, el trono de Isabel 2ª y la Regencia de su augusta Madre, o bien de retirarse a sus casas los que no quieran seguir con las armas en la mano.
Art. 3º.- Los que adopten el primer caso de continuar sirviendo, tendrán colocación en los cuerpos del ejército, ya de efectivos, ya de supernumerarios según el orden que ocupen en la escala de las inspecciones a cuya arma correspondan.
Art. 4º.- Los que prefieran retirarse a sus casas siendo generales y brigadieres obtendrán su cuartel para donde lo pidan con el sueldo que por reglamento les corresponda: los jefes y oficiales, obtendrán licencia limitada o su retiro según reglamento. Si alguno de estas clases quisiese licencia temporal, la solicitará por el conducto del inspector de su arma respectiva, y le será concedida sin esceptuar esta licencia para el estrangero, que en este caso hecha la solicitud por el conducto del capitán general D. Baldomero Espartero, éste les dará el pasaporte correspondiente al mismo tiempo que de curso a las solicitudes, recomendando la aprobación de S.M.
Art. 5º.- Los pidan licencia temporal para el extrangero, como no puedan percibir su sueldo hasta el regreso según reales órdenes, el capitán general Don Baldomero Espartero les facilitará las cuatro pagas en virtud de las facultades que les están conferidas incluyéndose en este artículo todas las clases desde general hasta subteniente inclusive.
Art. 6º.- Los artículos precedentes, comprenden a todos los empleados civiles, que se presenten a los doce días de ratificado este convenio.
Art. 7º.- Si las divisiones Navarra y Alava, se presentasen en la misma forma que las divisiones, Castellana, Vizcaina y Guipuzcoana, disfrutarán de las concesiones que se expresan en los artículos precedentes.
Art. 8º.- Se pondrán a disposición del capitán general D. Baldomero Espartero, los parques de artillería, maestranzas, depósitos de armas, de vestuarios y de víveres que estén bajo la dominación del teniente general D. Rafael Maroto.
Art. 9º.- Los prisioneros pertenecientes a los cuerpos de las provincias de Vizcaya y Guipuzcoa, y los de los cuerpos de la división Castellana que se conformen en un todo con los artículos del presente convenio, quedarán en libertad, disfrutando de las ventajas que en el mismo se expresan para los demás. Los que no se conviniesen, sufrirán la suerte de prisioneros.
Art. 10º.- El capitán general D. Baldomero Espartero hará presente al gobierno para que éste lo haga a las cortes la consideración que se merecen las viudas y huérfanos de los que han muerto en la presente guerra correspondientes a los cuerpos a quienes comprende este convenio. Ratificado este convenio en el cuartel general de Vergara a 31 de Agosto de 1839.- El Duque de la Victoria.- Rafael Maroto.- Es copia.- Vitoria.
Todo lo que tengo el más vivo placer de comunicar a las beneméritas tropas y decididos habitantes de esta leal provincia para su satisfacción. Logroño 1º. de septiembre de 1839.- El Brigadier Comandante General.- José Santa Cruz.
( ” Boletín Oficial de Pamplona “, n. 67, jueves 5 de setiembre de 1839 )